miércoles, 13 de junio de 2012

EL LIBRO

El libro bueno es el amigo que todo lo da y nada pide.
El maestro generoso que no regatea su saber ni se cansa de repetir lo que sabe.
El fiel transmisor de la prudencia y de la sabiduría antigua.
El consuelo de las horas tristes. El que hace olvidar al preso su cárcel y al desterrado su nostalgia.

El sedante de los grandes afanes, que va dondequiera que vayamos con nuestro dolor.
El mentor de las grandes decisiones. El que ablanda el corazón en los momentos de dureza, o nos vigoriza cuando empezamos a flanquear.
Y después de ser todo esto, tiene la soberana grandeza de no hipotecar nuestra gratitud. Una vez leído lo volvemos sencillamente al estante, o lo dejamos olvidado en el asiento de un tren. Es igual.
Ni nos guardará rencor si no se lo hemos agradecido.


Por Gregorio Marañón